“Inteligencia emocional” de Daniel Goleman: un nuevo lenguaje de emociones

Por Daniel Goleman, periodista estadounidense nacido en 1946, psicólogo especializado en el desarrollo de la personalidad -tema de la que también fue profesor en Harvard-, escritor de temas altisonantes como la neurología y las ciencias del comportamiento para el New York Times y con todo un serie dedicada a la inteligencia emocional y social, la creatividad y el liderazgo, la empatía y la emocionalidad, las fuerzas que componen y constituyen las cosas y las personas sin caer jamás en lo trascendental incomprensible, ya habíamos revisado alguna vez “Liderazgo Emocional” hace.

Hoy sumamos una nueva pieza hablándote de otro libro suyo, que se ha convertido en un best seller y una herramienta de formación transversal tanto por áreas geográficas como por categorías profesionales.
“Emotional Intelligence” publicado por Best Bur es un volumen escrito en 1995 y publicado en América el mismo año que, después de haber traspasado las fronteras nacionales y en un año de haber sido publicado prácticamente en todas partes, sigue siendo profundamente relevante.

Escrito cuando la sociedad civil estadounidense vivía una devastadora crisis social, con un aumento en la frecuencia de delitos violentos, suicidios y uso indebido de drogas que involucraban transversalmente a jóvenes y adultos, este escritor ha puesto sobre papel lo que hoy, a pesar de ser después de tantos años, se puede definir como un excelente manual para curar (también) esos males sociales, prestando mayor atención a la competencia social y emocional de las personas.

Su enorme éxito fue dictado por la capacidad de este escritor para enuclear principios muy simples y viables relacionados con la alfabetización emocional y que se ofrecieron estratégicamente al mundo escolar estadounidense para interrumpir la deriva social que estaba teniendo lugar al creer, por así decirlo, que al enseñar estos “principios sólidos” a los estudiantes, la sociedad adulta también beneficiaría a la sociedad adulta de manera indirecta al principio y directamente cuando esos mismos estudiantes se convirtieran en los nuevos adultos de la sociedad.

Por arriesgada que pueda parecer esta elección, en la realidad de los hechos, el programa de alfabetización emocional dio de inmediato resultados tangibles y duraderos en el mundo estudiantil, logrando elevar la calidad y capacidad de los estudiantes para lidiar con disturbios, escuchar o concentrarse. para frenar impulsos, para sentirse responsable de su trabajo o para cuidar el aprendizaje.

Convertido en un pilar fundamental, no solo en el exterior, del mundo de la docencia, hasta el punto de que actualmente es una de las materias de examen en los cursos de formación de profesores, rápidamente quedó claro que la Inteligencia Emocional también podría cambiar los sectores empresariales para mejor y mejor. gerencial.

Bueno, pero si te pidiera que definieras la inteligencia emocional, ¿sabrías cómo hacerlo?
Como lo definió el propio autor, “Inteligencia Emocional” es aquella “forma particular de inteligencia que permitió a nuestros antepasados ​​lejanos sobrevivir en un entorno hostil y elaborar las estrategias que son la base de la evolución humana, y que pueden ayúdanos a todos a afrontar un mundo cada vez más complejo, violento y difícil de descifrar. La inteligencia emocional te permite gobernar las emociones y guiarlas en las direcciones más ventajosas; es la capacidad de comprender los sentimientos de otras personas más allá de las palabras; impulsa la búsqueda de beneficios duraderos más que la satisfacción de los apetitos más inmediatos “.

Básicamente estamos hablando de un nuevo lenguaje de emociones que se puede aprender y perfeccionar aprendiendo a cultivar y reconocer las propias emociones y las de los demás. Es algo que, en realidad, debe enseñarse a los niños desde una edad temprana porque la inteligencia emocional simplemente se remonta al concepto elemental del “uso correcto de las emociones” que son también un factor determinante para la consecución de éxitos personales y Habilidades profesionales de cada persona. La capacidad, de hecho, de saber utilizar correctamente las propias emociones, saber identificarlas, comprenderlas y gestionarlas, es sin duda la herramienta fundamental para afrontar la vida, tanto personal como profesional, de una forma mucho mejor.

¿Alguna vez te has preguntado cómo nuestras emociones pueden influir en nuestros caminos, nuestras reacciones, hasta el punto de obstaculizar por completo nuestra capacidad de actuar o decidir con claridad? Por difícil que sea aceptar tal cosa, realmente lo es.

Las personas emocionalmente inteligentes son aquellas que practican el autocontrol, el entusiasmo, la perseverancia y la automotivación en la vida cotidiana, creando un sistema de autoconciencia de sus emociones y su forma de pensar.
La autoconciencia la define el propio Goleman como la “capacidad de motivarse, persistir en la consecución de un objetivo a pesar de las frustraciones, controlar los impulsos y posponer la gratificación, modular los estados de ánimo, evitando que el sufrimiento nos impida pensar, ser empático y esperar ”.

Realmente, ¿restablecer estos aspectos en tu vida significa mejorarla drásticamente? Definitivamente si. Para todos los aspectos de los que hemos hablado, hay implicaciones extremadamente positivas que intentamos resumir en este esquema muy rápido.

A la AUTOCONCIENCIA EMOCIONAL corresponde la mejor capacidad para reconocer y nombrar nuestras emociones, comprender las causas de los sentimientos, reconocer la diferencia entre sentimientos y acciones.

Del CONTROL DE LAS EMOCIONES desciende el aguante de la frustración, el control de la ira, la capacidad de expresarlas, lidiar con el estrés, rebajando la sensación de soledad y ansiedad en las relaciones sociales.

ABORDAR LAS EMOCIONES EN UN SENTIDO PRODUCTIVO significa condensar un mayor sentido de responsabilidad, la capacidad de concentrarse en la tarea que tienes delante y de prestar atención, tener menos impulsividad y mayor autocontrol, mejorando los resultados de tus pruebas.

Todo esto se condensa en GESTIÓN DE RELACIONES, logrando tener capacidad para analizar y comprender las relaciones, resolver conflictos y negociar contrastes, adquiriendo mayor autoconfianza y dotes de comunicación, alcanzando un mayor nivel de simpatía y sociabilidad, rebajando el individualismo y aumentando la colaboración en grupos, a través del espíritu de compartir, la colaboración y la voluntad de ser útil a los demás, lo que lleva a una mayor democracia en el trato con los demás.

En resumen, una vez que haya leído este libro, ¡estará técnicamente listo para comenzar este entrenamiento y tomar el camino correcto hacia nuestra felicidad! ¡¡Y sin duda, hacia un nuevo tipo de éxito!!

Articolo di Francesca Tesoro

Traduzione di Sara Trincali

Please follow and like us:

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *